• 20:54
  • sábado, 27 de noviembre de 2021

Los laburantes de la construcción víctimas de los robos

Los trabajadores de la construcción están atravesando momentos de inseguridad críticos. Al escenario económico-social, agravado por la pandemia, se suman los robos perpetrados en los obradores. El costo de las herramientas -dependiendo de su magnitud- rondan los veinte mil pesos en el caso de las pequeñas, y los ochenta mil en el caso de las máquinas más grandes. Algunos albañiles hacen la denuncia en la Comisaría y otros no la radican “porque la mayoría de las veces que nos ha pasado nunca se recuperó nada”, dicen. 

 

Los laburantes de la construcción víctimas de los robos

A Ramón Rodríguez -que trabaja en la obra del Centro de Día- el viernes le robaron sus máquinas, carretillas, palanchas, cucharas, palas de puntas, metros, baldes, reglas, plomadas, y materiales. “Todo lo que uno necesita para la construcción, hasta los piolines se llevaron”, contó a Cuatro Palabras. “Es un bajón terrible para mí, porque hoy tuve que hacer malabares para conseguir máquinas prestadas y ahora hay muchas cosas que no tengo”. En su caso, trabaja con cuatro personas más y después de perder todo, no pudieron continuar su labor en las mejores condiciones.  Según pudo averiguar, volver a comprar las herramientas fundamentales le significan alrededor de 80 mil pesos. “Es un montón, anduve averiguando hoy los precios, pero la plata no alcanza”. 

 Lucas Gianelli, tenía las herramientas bajo llaves en una obra privada. Había tenazas, cucharas, clavos ganchos, plomadas, nivel de mano y herramientas que usaban diariamente para trabajar. “El lunes cuando volvimos a la obra nos encontramos que no había nada. Tenía aberturas de aluminio que estaban todas trabadas, y forzaron una ventana y entraron por ahí”. En su caso, no hizo denuncias, “porque la mayoría de las veces que nos ha pasado nunca se recuperó nada”, y comprar las herramientas de nuevo, le costará -en promedio- veinte mil pesos. “Es preocupante, porque conozco colegas que les ha pasado lo mismo en estos días, y son cosas de valor, pero además son herramientas de trabajo, todo está caro, te da mucha bronca porque las usas para ganarte el pan, y tenés que seguir trabajando para poder comprar las herramientas de nuevo”.