05:35 h. Viernes, 18 de Agosto de 2017

Cuatro Palabras

Líquido fiyiano para olvidar

Por Laura Federico COLUMNA DE VIAJES  |  22 de Febrero de 2017 (01:18 h.)
Más acciones:

Cuando los labios se posan sobre un material, vidrio, madera, metal, otros labios, los dientes se abren y dejan paso. A un líquido, a otra lengua. Aquella noche la boca se abrió y dejo paso al Kava. Una bebida arenosa típica fiyiana que me anestesio la mente. Frente al fogón, las carnes sobrantes de la cena seguían secándose. La playa, siempre blanca, no permitía ver la ceremonia que se gestaba del otro lado. La del olvido.

En Fiji los peces son de colores. El agua que se nada es transparente y tibia. El agua que se toma es de lluvia. Los mercados tienen muchas latas. De peces, de carnes. De algunas verduras. Los perros te piden comida. Te siguen a otras islas, por las que se puede ir caminando cuando la marea está baja. Te avisan de peces atrapados, de iguanas y de reptiles raros. Te marcan el sendero de vuelta. El que no pasa por la propiedad privada cerrada con rejas. El que te lleva por hamacas que cuelgan de palmeras perezosas. El que deja ver hongos color naranja y peces saltarines. El que se abre sobre un césped espeso que crece de la otra costa, siempre brava.

Esa noche, después de las chispas. Después de la bebida y de la carne asada, dormí. Dormí y soñé con una pared blanca enorme. Que ocupaba mi cabeza. Toda. Inmensa. No me dejaba ver más allá del blanco. Más allá del mar y de los peces. Más allá de las islas y de los perros. No me permitía saber en qué parte del mundo estaba. O en qué punto, la civilización podría estar terminándose para siempre y yo sentada, al lado de un fogón, con una taza de Kava fiyiano entre las manos. No me enteraría si el mundo dejara de existir. No en Fiji. No en un lugar en donde el agua es tibia y se puede disfrutar de un atardecer mientras los tiburones nadan detrás de los corales.

Fiji fue ese país perdido en el azul del océano. Lejos de todo. Abstraído y olvidado. Fiji fue un viaje para olvidarlo todo y el Kava, la forma líquida para realizarlo.